La vuelta al aula

La vuelta al aula

Se acerca la vuelta al jardín y con ella la planificación de un año escolar lleno de actividades para que los niños se sientan a gusto con el aula e ingresen al primer contacto con sus pares de la mejor manera.

El ambiente en el jardín es fundamental ya que la mayoría de las situaciones de aprendizaje que se dan diariamente suceden dentro del aula. También es importante tener en cuenta el espacio y la distribución del mobiliario ya que estos elementos contribuyen en las relaciones interpersonales, favoreciendo la construcción del conocimiento y contribuyendo al éxito de las situaciones de aprendizaje y relaciones sociales.

Te ofrecemos estos 6 consejos para moldear tu aula a gusto de tus alumnos para que se sientan más cómodos e interesados por ir a clases:

  1. Respeta los estantes: Los niños saben que encuentran en cada estante, si esto no está en orden genera tiempos de trabajo menos productivos, deambulación, desconcentración e impulsividad en lugar de resultados intencionales. Es importante que los estantes estén organizados y repletos de material para la cantidad de alumnos que van a realizar la misma actividad.
  2. Proporciona opciones: Te recomendamos que ofrezcas varias opciones a los niños para que ellos decidan con que materiales trabajar e incluir en sus juegos. Los niños que sienten libertad para intentar nuevos modos en el uso de los materiales, son más creativos que los niños a quienes se les enseña que sólo existe un método correcto de hacer las cosas. Además es fundamental que tengas en cuenta que los materiales que proporcionarás partan de los intereses de los niños, que sean atractivos para ellos, que los inviten a explorar, y fomenten su creatividad.
  3. Evitar los embotellamientos en el jardín: es importante que si bien se fomente la libre circulación del aula también se necesitan áreas de interés bien definidas y etiquetadas. De esta manera, los niños pueden trazar sus propios cursos de juego y encontrar materiales relevantes. Las amplias áreas acomodan a muchos niños y promueven el juego cooperativo. También ayuda a los niños a explorar y ampliar su juego al transportar fácilmente materiales de un área a otra.
  4. La importancia de Luz Natural: En todas las aulas se necesita de la iluminación artificial sin embargo, es ideal aprovechar la luz natural siempre que sea posible. Te recomendamos que abras las persianas, si no hay mucha luz en tu aula lleves a los niños afuera para explorar la naturaleza y desahogarse. Beneficio: la clase tendrá la oportunidad de adquirir habilidades de motricidad subiendo, bajando, corriendo, etcétera.
  5. Todo por su nombre:  Te aconsejamos que etiquetes los estantes y contenedores de juguetes por su nombre con dibujos fotos o elementos reales, de esta manera los niños pueden encontrar, usar y devolver los materiales con mayor facilidad. Eso construye la independencia. 
  6. Especiales de temporada:  Si bien los niños prosperan con la consistencia, se sentirán entusiasmados cuando aparezcan cosas nuevas para descubrir en sus aulas. Por ejemplo, en otoño se puede generar un área de esta época donde hayan hojas y dibujos de la estación. También se pueden generar áreas de acuerdo a un tema planteado o a un libro leído, donde los niños cooperen con la creación del área. Si tu aula es pequeña, intenta cambiar solo un área en forma poco frecuente.

Principalmente los distintos espacios del aula deben cubrir las necesidades básicas de los niños, como fisiológicas, motoras, de afecto, de autonomía, etcétera; y esto varía de acuerdo a la edad del alumno.

Espacios para un aula de 0-2 años:

La higiene: este espacio cumple dos funciones importantes: por un lado desarrollar hábitos de higiene y por otro lado, favorece los juegos con el agua.
La alimentación: Debe existir una zona para preparar la comida y leche.

El descanso: es necesario destinar un lugar para el descanso, mientras más chicos son los niños más momentos de descanso necesitan.

Además de estos tres espacios fundamentales sugerimos ir creando espacios delimitados o zonas para jugar y trabajar con los alumnos. Las diferentes zonas de actividad deben potenciar los aprendizajes en todas las áreas, favoreciendo que los niños crezcan en un ambiente con muchos estímulos.

El aula de 1/2 años requiere zonas que permitan un movimiento cada vez más autónomo y preciso, y el desarrollo de todo tipo de actividades que los niños ya pueden realizar.

Back to Top